MARIA ÀNGELS ANGLADA: “LAS FUENTES”

Y OTROS POEMAS

 

Traducción de Carlos Vitale

Maria Àngels Anglada nació en Vic (Barcelona) en 1930 y murió en Figueres (Girona). Es una de las principales escritoras en lengua catalana del siglo XX. Licenciada en Filología clásica, ha cultivado distintos géneros: la narrativa, el ensayo, la poesía y la crítica literaria. Obras como Les Closes (1979), Sandàlies d’escuma (1985), El violí d’Auschwitz (1994), El quadern d’Aram (1997), Paisatge amb poetes (1988), Paradís amb poetes (1993), y los poemarios Díptic (1972), Kyparíssia (1980), Carmina cum fragmentis (1990), Arietta (1996), Arietta II (2009) y Poesia completa (Edicions Vitel.la, 2009, de la que se ha hecho esta selección) la han situado en una posición de vanguardia en las letras catalanas.

LAS FUENTES

 

A mis padres y a Maria Pilar, Josep y Enriqueta

 

 

En el país de los niños, cuando las fuentes eran claras

y caminos poco trillados entre bojes nos llevaban al canto resbaladizo

los labios parduzcos de la tierra sonreían secretas ofrendas

musgo y violetas como tiernas sibilas en el flanco virginal.

En torno a los lechos de hierba velaban gigantes muy benignos,

robles de altísimas velas –el viento cantaba en ellos y el pardo ruiseñor.

Cuando se dormía la tarde arropada por el agua y las hojas

y la plata rumorosa de las albas parecía un adiós

con pesar dejábamos las ninfas en el verde santuario

en el país de los niños donde las fuentes eran claras

y descalzos pisábamos los guijarros de los ríos resplandecientes.

 

 

LES FONTS

 

Als meus pares i a Maria Pilar, Josep i Enriqueta

 

 

Al país dels infants, quan les fonts eren clares

i camins poc fressats entre boixos ens duien al cant lliscadís

els llavis brunencs de la terra somreien secretes ofrenes

molsa i violes com tendres sibil·les al flanc virginal.

Tot al voltant de llits d’herba vetllaven gegants molt benignes,

roures d’altíssimes veles –el vent hi cantava i el bru rossinyol.

Quan s’adormia la tarda acotxada per l’aigua i les fulles

i l’argent remorós de les albes semblava un adéu

amb recança deixàvem les nimfes al verd santuari

al país dels infants on les fonts eren clares

i descalços petjàvem els còdols dels rius resplendents.

 

 

DESDE LOS CERCADOS, I

 

 

Antes del alba me desvela

la sombra de un ala de luz

tanta claridad presentida.

 

Abrigada de recuerdos

detrás de grandes balconadas

de casa viva entre pájaros

 

respiro cada aliento de aire

rumor de espuma en la arena

alejada entre gaviotas.

 

Escucho el pulso de las rosas

un silencio de párpados

sobre los ojos amados.

 

Crecimiento de palabras sueño

aún húmedas de rocío

del cáliz oscuro de la noche.

 

 

DES DE LES CLOSES, I

 

Abans de l’alba em desvetlla

l’ombra d’una ala de llum

tanta claror pressentida.

 

Abrigada de records

darrera grans balconades

de casa viva entre ocells

 

respiro cada alè d’aire

remor d’escuma entre la sorra

allunyada entre gavines.

 

Escolto el pols de les roses

un silenci de parpelles

damunt els ulls estimats.

 

Creixença de mots somnio

encara humits de rosada

del calze fosc de la nit.

 

 

OBOE SOMMERSO

 

Llené mi laúd de virutas y chatarra

sin dejarte lugar. Pájaro, pájaro de paso,

huésped de mi invierno de silencio, te buscaba

en el espacio del fragor que te deshace, como los dedos

 

torpes de un niño. No podía oírte

cuando desde lejos me estremecías –apenas un leve

escalofrío, una sombra de presentida música

en cuerdas oxidadas, en sumergido laúd.

 

“Ahora es mañana.” Comienzo sin bullicio ni prisa

el ánfora sin grietas. Quizá se dora el racimo

en el cepo desconocido, quizás un ala se arriesga…

soy leño de olivo, desnuda espera del fuego.

 

 

OBOE SOMMERSO

 

Vaig omplir el meu llagut d’encenalls i ferralla

sense deixar-te lloc. Ocell, ocell de pas,

hoste del meu hivern de silenci, et cercava

en l’espai del brogit que et desfà, com els dits

 

maldestres d’un infant. No podia sentir-te

quan de lluny m’estremies –a penes una lleu

esgarrifança, una ombra de pressentida música

en cordes rovellades, en submergit llaüt.

 

“Ara és demà”. Començo sense enrenou ni pressa

l’àmfora sense esquerdes. Potser es daura el raïm

al cep desconegut, potser una ala s’arrisca...

sóc buscall d’olivera, nua espera del foc.

 

RETORNO A LA POESÍA

 

No he dado a nadie las llaves de este tesoro

que nunca ha sido del todo mío, ni en otros brazos

he esparcido los pocos dones con que te recibía.

Te fuiste con pasos tan sutiles

y tan sin rumor me olvidaste

que el que vino después cogió tu rostro

como el viejo dios la noche que engendró a Heracles

con figura robada y sus besos ardientes.

Sólo muy fugazmente otra fisonomía

de ojos no tan claros y sonrisa más fácil

vi en el rostro que me parecía el tuyo,

y tanto te añoré como añoran la noche

los jardines fatigados por demasiado resplandor.

Como tú sin ruido, sé que ahora vuelvo a ti,

amante antiguo, gamuza de altas carenas:

en todos te buscaba a ti, inocente infiel.

 

 

RETORN A LA POESIA

 

No he donat a cap altre les claus d’aquest tresor

que mai no ha estat ben meu, ni en altres braços

he escampat els pocs dons amb què et rebia.

Te’n vas anar amb passes tan subtils

i tan sense remor vas oblidar-me

que el qui vingué després el teu rostre va prendre

com el vell déu la nit que engendrà Hèracles

amb figura robada i el seus besos ardents.

Només molt fugaçment una altra fesomia

d’ulls no tan clars i somriure més fàcil

vaig veure al rostre que em semblava el teu,

i tant vaig enyorar-te com enyoren la nit

els jardins fatigats de massa resplendor.

Com tu sense brogit, sé que ara torno a tu,

amant antic, isard d’altes carenes:

en tots a tu et cercava, innocent infidel.

 

 

ANTÍGONA

 

Yendo a Delfos, la sagrada, detente

en el camino: floridas de recuerdos

te esperaran las piedras, tu sueño.

¿No sientes cómo entre el trigo el aire se conmueve

y sílabas osadas resplandecen

contra el tirano que cambia de nombre?

Las palabras de una sombra, como espadas, cortan

el tiempo, el viejo tapiz de sangre y de oro.

Entre los hilos desgarrados, la muchacha altiva

las leyes de los dioses escucha y su corazón,

los huesos blancos de su hermano sonríen

y se vuelve a cerrar el tiempo como una flor.

 

 

ANTÍGONA

 

Anant a Delfos, la sagrada, atura’t

en el camí: florides de records

t’esperaran les pedres, el teu somni.

¿No sents com entre el blat l’aire es commou

i síl·labes ardides resplendeixen

contra el tirà que canvia de nom?

Els mots d’una ombra, com espases, tallen

el temps, el vell tapís de sang i d’or.

Entre els fils esquinçats, la noia altiva

les lleis dels déus escolta i el seu cor,

els ossos blancs del seu germà somriuen

i es torna a cloure el temps com una flor.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
Nueva Etapa de la revista La Pecera

que inició su recorrido durante la crisis argentina del 2001 hasta el año 2009, en que dejó de publicarse en papel , hasta 2016,  en que reaparece con el Nro 15.

 "Ningún pez es demasiado raro para tu pecera" es el lema de la revista, inspirado en la conocida novela de D. H. Lawrence, señalando la heterogeneidad de contenidos y lenguajes. Y también, una apuesta por autores, poéticas y pensamientos a contrapelo.

La PECERA.ne

ISSN 1666-8782

Fundada en Mar del Plata, otoño de 2001 © Editorial Martín y O. Picardo

DIRECTORES:

Osvaldo Picardo  y  Héctor Freire.

© 2016 Big Fish para La Pecera. Creado con Wix.com 

lapeceralibros@gmail.com

DIRECCIÓN POSTAL: Av. Pueyrredón 2387  5º Piso.  (1119) Capital Federal