e.e.cummings

Quince poemas tempranos
Nota y traducciones de David Lagmanovich
ee-cummings.jpg

El hombre y su escritura

 

El poeta estadounidense Edward Estlin Cummings (nacido en Cambridge, Massachusetts, en 1894, y muerto en Madison, New Hampshire, en 1962) firmó toda su producción usando la forma “e.e.cummings”. El rechazo de las mayúsculas en el nombre propio es sólo una de las peculiaridades, o si se quiere excentricidades, que signaron su escritura. En sus poemas, las mayúsculas pueden aparecer en cualquier posición dentro del texto, y no sólo en el comienzo del mismo o asociadas con los nombres propios: el valor que se les puede asignar es la sugestión del énfasis. 

Este aspecto del poema sirve para entrar en materia; pero no es un ejemplo aislado, sino una pieza de un verdadero sistema dentro de la vanguardia angloamericana (que en los países de habla inglesa se llama “modernismo”). El rasgo común de los distintos recursos que en forma sistemática usa es el de desmantelar los procedimientos de escritura compartidos por la prosa y el verso, así como aquellos que identifican en la consideración popular el “verso” en el sentido tradicional. Así, al abandono de la medida silábica regular a favor de un concepto “musical” de la línea poética (en una búsqueda, aunque distinta, paralela a la de William Carlos Williams) se unen procedimientos más extremos: por ejemplo, la descomposición de la palabra en fragmentos que no son ni siquiera silábicos, la incrustación de unas palabras en otras, el uso del blanco de la página según criterios estrictamente visuales, el desplazamiento de los signos auxiliares de la escritura hasta producir estados de perplejidad en el lector, y el uso anómalo (aunque nunca caprichoso) de la puntuación. Todo ello, desde luego, tomando como polo opuesto de la comparación la escritura que podríamos llamar clásica o convencional.

 

Los temas y los libros

 

El sistema de escritura adoptado por Cummings le permite elaborar poemas que en ocasiones manifiestan un profundo lirismo, y en otros casos expresan ideas muy concretas sobre la realidad social en las décadas centrales del siglo xx. El amor –incluyendo una visión de lo sexual que es un aspecto de su actitud antipuritana– y la crítica social son, así, los ejes centrales de su actividad literaria.

En cierta forma, esos rasgos de su escritura son explicables en función del contexto. Cummings, por lo menos inicialmente, es un típico representante del humanismo secular de la Nueva Inglaterra. Nació en Cambridge y se educó en Harvard; en consonancia con tales condicionamientos, tiene puntos en común, en el pasado, con Emerson y Thoreau, y en su tiempo con similares búsquedas estéticas del músico Charles Ives y el pintor Edward Hopper. Por otra parte, los años pasados en Europa, especialmente en Francia, lo aproximan a autores que generalmente no se asocian con el desarrollo de la poesía norteamericana; testimonio de ello es su traducción del larguísimo (y muy engagé) poema “Front rouge”, de Louis Aragon. Es perfectamente posible, de todos modos, concebir un futuro en el cual Cummings sea recordado primordialmente por la delicadeza de sus poemas de amor.

El primer libro de poemas de Cummings, Tulips and Chimneys (“Tulipanes y chimeneas”, a la vez los títulos de las dos secciones del poemario) aparece en 1923: el mismo año en que Jorge Luis Borges, en el otro extremo del continente, publica Fervor de Buenos Aires. La comparación, que he hecho en otro trabajo, puede llevar a conclusiones interesantes sobre el avance de las tendencias vanguardistas en nuestro hemisferio. A ese primer libro siguen & [AND] en 1925; is 5 en 1926; W [ViVa] en 1931; No Thanks en 1935 (libro dedicado a las 14 casas editoriales norteamericanas que declinaron publicarlo); Collected Poems, con el agregado de poemas hasta entonces inéditos, en 1938; 50 Poems en 1940; 1 x 1 [One Times One] en 1944; XAIRE en 1950; 95 Poems en 1958, y 73 Poems, libro publicado póstumamente, en 1963.

La edición que consideramos definitiva de toda la poesía que Cummings escribió entre 1904 y 1962, editada por George J. Firmage y publicada en 1991, con el agregado de numerosas páginas no recogidas en libro, es un sustancial volumen de más de 1100 páginas. Ese cuidado volumen es la fuente principal que usamos para nuestras aproximaciones a su poesía. Es preciso consignar, además, su contribución a otros géneros, ya que fuera de la importante compilación citada quedan otros escritos suyos en prosa: novela (The Enormous Room, 1922);  crónica (EIMI, 1933); conferencias (i:six Nonlectures, 1953);  teatro (Him, 1927, y otras piezas).

 

Poesía y traducción

 

La “gramática” de los escritos de Cummings (que la estudiosa norteamericana Irene Fairley ha llamado ungrammar, algo así como una “agramática” o “desgramática”) ha suscitado numerosos trabajos críticos. Otro tanto ocurre con la cuestión de las obvias dificultades de traducción a otras lenguas que presentan sus textos. En el caso del español, existen diversas traducciones de poemas individuales, y también selecciones que alcanzan la extensión de volúmenes no demasiado extensos. Lo que falta, en cambio, es un proyecto más abarcador de traducciones de su obra, que aquí quisiera bosquejar.

Me atrevo a decir que no es posible traducir absolutamente todos los poemas de Cummings. Muchos de ellos están basados en un conocimiento profundísimo de la lengua inglesa, tanto la británica escrita y clásica como la oral y contemporánea de su propio país; y hay peculiaridades lingüísticas, observables en esas variedades, que no tienen equivalente en español. También hay efectos tipográficos que, por la distinta estructura de las palabras, no pueden reproducirse.

A pesar de estas dificultades, debería existir un volumen que recogiera, por ejemplo, unos 100 o 120 poemas, dando una presencia equitativa a cada uno de los libros publicados entre 1923 y 1963, agregando otros extraídos del vasto conjunto de los que quedaron inéditos, y presentando el trabajo en versión bilingüe. Así, quienes se aproximaran por primera vez a los textos de este gran poeta –sobre todo aquellos que no dominen la lengua inglesa– podrían apreciar el desarrollo de su actividad durante algo más de cuatro décadas.

En mi caso, y con la finalidad de lograr cierta homogeneidad, he decidido presentar aquí 15 poemas que proceden exclusivamente de los dos primeros libros de E. E. Cummings, es decir, de Tulips and Chimneys (1923) y de & [AND] (1925); el segundo puede considerarse una extensión del primero, pues los poemas que contiene habían sido suprimidos, por razones de espacio, del volumen original. De ahí el nombre de “poemas tempranos” bajo el cual los agrupo. Como la tarea prosigue, espero poder ofrecer más adelante selecciones similares de otros libros poéticos del mismo autor.

 

Para LA PECERA

(Publicado en el Nro. 7, otoño de 2004)

140303_r24673-1200-956-18155302.jpg

1

 

Tus dedos hacen flores...   

 

 

Tus dedos hacen flores tempranas con

todas las cosas.

tu pelo sobre todo las horas aman:

una suavidad que

canta,diciendo

(aunque amar dure un día)

no temas,iremos a hacer el mayo.

 

tus blanquísimos pies crujientes se escapan.

Siempre

tus húmedos ojos a besar juegan,

cuya extrañeza mucho

dice;cantando

(aunque amar dure un día)

¿para qué niña estás tú trayendo flores?

 

Ser tus labios es algo dulce

y pequeño.

Muerte,a Ti llamo rica más allá del deseo

si esto puedes apresar,

perdiendo todo el resto.

(aunque amar dure un día

y la vida nada sea,no cesará el besar)

 

Tulips and Chimneys, “Songs”, IV

 

 

2

 

te hablé...    

 

 

te hablé

con una sonrisa y tú no

respondiste

tu boca es como

un acorde de música carmesí

                                                Ven aquí

Oh tú,la vida¿no es acaso una sonrisa?

 

te hablé con

una canción y tú

no escuchaste

tus ojos son como un cáliz

de divino silencio

                              Ven aquí

Oh tú,la vida¿no es acaso una canción?

 

te hablé

con un alma y

tú no te admiraste

tu rostro es como un sueño encerrado

en blanca fragancia

                                Ven aquí

Oh tú,la vida¿no es acaso el amor?

 

te hablo

con una espada

y tú estás en silencio

tu pecho es como una tumba

más suave que las flores

                                        Ven aquí

Oh tú,el amor¿no es acaso la muerte?

 

Tulips and Chimneys, “Orientale”, I

 

 

3

 

en lo oscuro...      

 

 

en lo oscuro

de la lluvia,     mientras el atardecer

entra en su estuche me siento

a pensar en ti

 

la ciudad

sagrada que es tu rostro

tus mejillas pequeñas las calles

de las sonrisas

 

tus ojos

a medias ave

a medias ángel y tus soñolientos

labios donde flotan las flores del beso

 

y

hay esa dulce y tímida pirueta

tu pelo

y también

 

tu alma

de canción y danza.      una estrella

única raramente amada

se pronuncia,y yo

 

 

pienso

            en ti

 

Tulips and Chimneys, “Amores”, II

 

4

 

Señora del Silencio...   

 

 

Señora del Silencio

desde la bella jaula de

tu cuerpo

se elevó

              por la sensible

noche

un pájaro veloz

 

(tiernamente sobre

el prodigioso rostro de lo oscuro

tu

voz

      esparciendo alas

perfumadas

escolta de pronto

con pies

puros de sol

 

la afligente belleza del alba)  

 

Tulips and Chimneys,“Impressions”, I 

 

 

5

 

Búfalo Bill está...       

 

 

Búfalo Bill está

difunto

            el que solía

            montar un potro de plata bruñida

                                                                   como el agua

y bajar undostrescuatrocinco pichonescomosinada

                                                                                    Cristo

 

era un hombre guapo

                                    y lo que quiero saber es

si le gusta su muchacho de ojos azules

Señor Muerte

 

Tulips and Chimneys, “Portraits”, XXI

 

 

6

 

las damas de Cambridge...      

 

 

las damas de Cambridge que viven en almas amuebladas

son no-bellas y tienen mentes confortables

(además,con bendición protestante de la iglesia

tienen hijas,sin aroma sin formas pero briosas)

creen en Jesucristo y en Longfellow,ambos fallecidos,

siempre están interesadas en tantas cosas––

cuando esto se escribe todavía se encuentran

complacidos dedos que tejen para los ––son los polacos?

tal vez. Mientras caras permanentes recatadamente devanan

el escándalo de la señora N y el profesor D

....a las damas de Cambridge no les importa,más allá

de Cambridge si a veces en su caja de

alhucema color cielo y sin rincones,la

luna repiquetea como un trozo de confites iracundos

 

Tulips and Chimneys, “Sonnets–Realities”, I

 

 

7

 

puede que no siempre sea así...      

 

 

puede que no siempre sea así;y te digo

que si tus labios,que he amado,tocaran

los de otro,y tus amados y fuertes dedos aprisionaran

su corazón,como el mío no hace mucho;

si sobre un rostro ajeno cayera tu cabello 

en el silencio que conozco,o se retorcieran

las grandes palabras,por decir demasiado,

presas de impotencia frente al espíritu contenido;

 

si esto ocurriera,te digo,si esto ocurriera––

dueña de mi corazón,envíame una palabra sola;

iré hacia él y,tomando sus manos,

le diré,Acepta de mí la felicidad toda.

Luego voltearé el rostro,y escucharé el canto de un pájaro

terriblemente lejos en las tierras perdidas.

 

Tulips and Chimneys, “Sonnets–Unrealities”, XI.

8

 

tuya es la música...     

 

 

tuya es la música para ningún instrumento

tuyo el extravagante color no sostenido

 

––mío el rechazado despechado intento

hasta que nuestra carne sea meramente excedida

por la flor que habla

                                 (si he hecho canciones

 

no le importa mayormente al sol,

ni le interesará a la lluvia

      que prolonga cautelosamente

el poco serio crepúsculo)las Sombras han comenzado

 

la serpiente del pelo enorme,extática, rápida....

 

tuyos son los poemas que no escribo.

 

En esto al menos hemos conseguido una ventaja sobre la muerte,

el silencio,y la luz agudamente musical

 

de la súbita nada....la bocca mia “él

la besó temblando entero”

                                           o así creyó la dama.

 

Tulips and Chimneys, “Sonnets-Actualities”, VII.

 

9

 

el viento es una Dama...         

 

 

el viento es una Dama con

brillantes ojos agudos(que

 

se mueve)en el atardecer

y que––toca––las

colinas sin razón alguna

 

(he hablado con esta

indudable y verde persona “¿Eres

Tú el viento?” “Sí” “¿por qué tocas las flores

como si estuvieran no-vivas,como

 

si Ellas fueran ideas?” “porque,señor

las cosas que en mi mente florecen tropezarán

detrás de un torpe disfraz,aparecerán

capaces de fragilidad e indecisión

 

––no suponga que estas

sin razón ninguna y de otra manera

rosas y montañas

son diferentes del yo soy que vaga

 

inminente a través del mundo renovado”

me dijo el)viento siendo Una dama en un

vestido verde,la que; toca:los campos

(en el atardecer)

 

& [AND], “A”, Post Impressions, I.

 

10

 

Considera por ejemplo...                              

 

 

Considera por ejemplo esto:

 

si al color de medianoche

a una más que oscuridad(que es

yo mismo y París y todas

las cosas)la brillante

lluvia

ocurre profunda,bellamente

 

y yo(que estoy en una ventana

en esta medianoche)

                                 sin razón alguna siento

profundamente del todo consciente de la lluvia o más bien

Alguien que usa techos y calles hábilmente para hacer un

posible y hermoso sonido:

 

si un(tal vez)reloj suena, en la viviente

frescura,muy levemente y

por fin a través de gestos completamente delicados de la lluvia

 

llega un color,que es la mañana,Oh no te asombres de que yo

 

(justo en el borde del día)seguramente

haga un millonésimo poema que no del todo

te esquivará;o si yo con certeza creara,señora,

uno de los mil seres que son tu sonrisa.

 

& [AND], “A”, Post Impressions, II.

 

11

 

París;este atardecer...                                    

 

 

París;este atardecer de abril completamente pronuncia;

sereno emite silenciosamente una catedral

 

delante de cuyo ascendente delgado magnífico rostro

las calles rejuvenecen con la lluvia,

 

acres en espiral de congestionada rosa

envuelta en cobalto millas de cielo

ceden ante ella y respetan

el malva

              del crepúsculo(que delgado desciende,

portando delicadamente en sus ojos las peligrosas estrellas primeras)

la gente se mueve ama se apresura en una gentil

 

melancolía de llegar y

ver!(la nueva luna

llena abruptamente con súbita plata

estos bolsillos desgarrados de color tímido e implorante)mientras

que aquí y allá la delgada indolente prostituta

Noche,discute

 

con algunas casas

 

& [AND], “A”, Post Impressions, III.

 

 

12

 

de este atardecer...                         

 

 

de este atardecer(que tan lleno

está de miedos personas campanas)digo

que tus ojos pueden quitar

el día de modo más suave horrible súbito;

 

(de estas dos muy tempranas

estrellas retrocediendo sobre un único

color,yo sólo sé que tus manos

se mueven más simplemente sobre la tarde

 

y à propos tal luz y forma como la que la luna

significa,de algún modo siento

que tu sonrisa levemente es una

más diminuta aventura)

 

señora.   La torpe oscuridad amenaza(y yo

ni hablo ni pienso ni me doy cuenta

de nada

             salvo que estas casas rebosan

como recuerdos en la calle retorcida

 

de una mente que pacífica y hábil desaparece

 

& [AND], “A”, Post Impressions, VI.

 

13

 

supongamos...

 

 

supongamos

que la Vida es un viejo que lleva flores en la cabeza.

 

la joven muerte está sentada en un café

sonriendo, con una moneda sostenida

entre el pulgar y el índice

 

(te digo “¿comprará flores?”

y también “la Muerte es joven

la vida viste pantalones de velour

la vida vacila, la vida tiene barba” te

 

digo a ti que estás en silencio.––“¿Ves

a la Vida?está allá y acá,

o aquello,o esto

o nada o un viejo del todo

dormido, en su cabeza

flores,siempre llorando

para nadie algo sobre les

roses les bluets

                          sí,     

                              ¿comprará?

Les belles bottes––oh escucha

,pas chères”)

 

y mi amor contestó despacito creo que sí.    Pero

me parece que veo a alguien más

 

hay una dama, cuyo nombre es Después

está sentada junto a la joven muerte,es delgada;

le gustan las flores.

 

& [AND], “Post Impressions”, VIII.

 

 

14

 

la primavera es...  

 

 

la primavera es como una quizá mano

(que viene cuidadosamente

de Ningunaparte)arreglando

una ventana,por la cual la gente mira(mientras

la gente mira fijamente

arreglando y cambiando colocando

cuidadosamente allí una cosa

extraña y otra conocida aquí)y

 

cambiando todo cuidadosamente

 

la primavera es como una quizá

Mano en una ventana

(cuidadosamente moviendo

ida y vuelta Nuevas y

Viejas cosas,mientras

la gente mira fijo cuidadosamente

moviendo una quizá

fracción de flor aquí colocando

una pulgada de aire allí)y

 

sin romper nada.

 

& [AND], “N”, III.

 

 

15

 

quién sabe si la luna...   

 

 

¿quién sabe si la luna

no es un globo,que viene de una ciudad sutil

del cielo––poblada de preciosa gente?

(y si tú y yo pudiéramos

 

entrar,si ellos

nos admitieran a ti y a mí en su globo,

bueno entonces

subiríamos con toda la gente preciosa aun más alto

 

que las casas y los campanarios y las nubes:

navegaríamos

más y más lejos hasta llegar a una sutil

ciudad que nadie ha visitado, donde

 

siempre

             es

                 primavera)y todos

aman y las flores se recogen a sí mismas

 

& [AND], “N”, VII.