Nueva Etapa de la revista La Pecera

que inició su recorrido durante la crisis argentina del 2001 hasta el año 2009, en que dejó de publicarse en papel , hasta 2016,  en que reaparece con el Nro 15.

 "Ningún pez es demasiado raro para tu pecera" es el lema de la revista, inspirado en la conocida novela de D. H. Lawrence, señalando la heterogeneidad de contenidos y lenguajes. Y también, una apuesta por autores, poéticas y pensamientos a contrapelo.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

La PECERA.ne

ISSN 1666-8782

Fundada en Mar del Plata, otoño de 2001 © Editorial Martín y O. Picardo

DIRECTORES:

Osvaldo Picardo  y  Héctor Freire.

© 2016 Big Fish para La Pecera. Creado con Wix.com 

lapeceralibros@gmail.com

DIRECCIÓN POSTAL: Av. Pueyrredón 2387  5º Piso.  (1119) Capital Federal 

Dossier: EL MAR

Obra de Friederich: El monje frente al mar

Índice del Dossier

Por Osvaldo Picardo

Como las otras presencias de lo que llamamos naturaleza, el mar está ahí desde siempre y para siempre. Pero no resulta fácil decir qué cosa o quién es el mar. Mi pregunta no oculta la referencia a Borges. Recordarán el verso del soneto donde dice "el mar, el siempre mar, ya estaba y era"

 

Esta omnipresencia no deja mucho lugar a algo nuevo, aunque pudiera ser novedoso que la contaminación y el cambio climático del planeta pusieran en peligro su larga historia. En 2017 se podía leer un titular de la BBC: "El mar se seca"; se refería al efecto que antecedió la llegada a las costas caribeñas del poderoso ciclón tropical Irma.

Otra noticia nos la dio la fotógrafa británica Caroline Power quien mostró, no hace mucho, en Facebook, la existencia de un mar de basura entre las islas caribeñas de Roatán y Cayos Cochinos, en Honduras. Un mar de cepillos de dientes, bolsas, neumáticos, detergente, preservativos, cucharas, platos, botellas de plástico. Un mar hecho a imagen y semejanza del gran mercado del mundo que se conoce como "el séptimo continente", "la isla tóxica", o "la gran mancha del Pacífico" que también se ha ido formando en otros mares de nuestro planeta y que no es sino otra cosa que basura procedente del consumo desenfrenado.

Cervantes curiosamente no tiene en cuenta al mar como territorio de su Quijote, sino hasta el final de la obra. Pero aún así, la presencia inminente del mar podía aún sorprender, como en aquella escena del amanecer junto a la orilla, con una contundente y simple frase: "Vieron el mar, hasta entonces dellos no visto". Me pregunto qué podrían descubrir de novedoso hoy los ojos de alguien que, por primera vez, llega a la costa. ¿Cómo pueden llegar a ser nuevas las más viejas experiencias marinas, cuando las imágenes y la información preceden la vivencia directa y el mar es un dato estadístico, una foto del turismo o del deporte, o simplemente noticia de migrantes, piratas, petroleros y huracanes?

Es fácil dar una respuesta alarmista y caer en las tampas apocalípticas o en la de las pobres distopías hollywoodenses. Pero intentaré evitarlo y me refugiaré en algunas reflexiones y anotaciones sobre el mar y su lenguaje intraducible.

Tengo la suposición de que las miradas poéticas no han variado más que dos o tres veces a lo largo de los siglos. El mar no ha cambiado más que nosotros, pero no siempre fue pensado y sentido de la misma manera.

Este trabajo está dedicado a las víctimas del ARA San Juan y a los pesqueros desaparecidos